En la cordillera del País Mapuche se extiende uno de los paisajes más sobrecogedores del cono sur de América. Allí, a pocos kilómetros de un cráter que contiene en su interior un enorme glaciar, Cristian Gibson dio vida a "Nevados del Sollipulli". De su empresa especializada en turismo de montaña y su particular visión del pueblo mapuche, conversamos en Temuco.

TEMUCO.- Se trata de un emprendimiento turístico único en su tipo en la región. Ubicado a 91 kilómetros de Temuco, en los faldeos cordilleranos de la comuna de Melipeuco, "Nevados del Sollipulli" ofrece al turista nacional y extranjero una experiencia única en su tipo; trekking de ascenso al glaciar que descansa en el cráter del Volcán Sollipulli, todo ello por senderos que van desde húmedos bosques nativos a campos de milenarias araucarias en la alta cordillera.

Se trata de una experiencia extrema, pero apta para cualquier persona, nos señala Cristian Gibson, empresario de Temuco e impulsor de esta iniciativa de turismo ecológico y también cultural. Y es que uno de los desafíos para Gibson es precisamente nutrir la experiencia de montaña de sus visitantes con la cultura local, sobre todo la mapuche pehuenche presente en todo el sector cordillerano, señala.


CRISTIAN GIBSON / EMPRESARIO


La visión

Nevados de Sollipulli es el fruto de una búsqueda por realizar un proyecto que cumpliera con tres grandes aspectos claves, nos cuenta Cristian Gibson: innovación, contacto profundo con la naturaleza y trabajo con la comunidad local. No se trataba solamente de realizar una apuesta turística interesante y por supuesto rentable, sino más bien de crear a través de un proyecto, un espacio de entretenimiento, educación, respeto hacia el medio ambiente y de creación de lazos humanos con los visitantes y la comunidad local.
 

En la web

Puedes conocer más de Nevados del Sollipulli Aquí


 

"En todas partes del mundo existen volcanes y glaciares. Si asumimos esto, la pregunta es; ¿Qué nos distingue entonces a nosotros como región de otras zonas del planeta? Qué acá los volcanes y las montañas están en territorio de un pueblo originario con una rica historia y cultura, atractiva sobre todo para el turista extranjero que busca vivenciar otras realidades", señala Gibson. "En la cultura mapuche está el valor agregado que debemos potenciar como industria turística local", agrega más que convencido.

En Temuco, previo a "subir" al Campamento Base de su empresa ubicado a orillas de la laguna Carilafquen, conversamos con Gibson sobre esta inédita experiencia de turismo y su visión del pueblo mapuche y sus potencialidades.

- Cristian, ¿de dónde surge tu interés por la montaña?
- Viene desde niño, por haber vivido en Rancagua y tener un padre que trabajaba en la mina El Teniente, por lo que subíamos mucho a la cordillera. Más tarde, durante mi época como militar, tuve que hacer diversos cursos de alta montaña, pasión que mantuve luego de retirarme de la institución. Fue un amigo quien me invitó a conocer la ladera del volcán Sollipulli , yo quedé de inmediato impresionado con este cráter gigantesco y el glaciar. Fue así que a la hora de emprender este negocio optamos por hacerlo allí, desechando la idea inicial del volcán Lonquimay que era nuestra primera opción
- ¿En qué año parte tu empresa?
- Iniciamos los trabajos de construcción del campamento hace siete años y estamos operando con turistas hace ya seis años.
- ¿Cuál es el perfil del visitante?
- Estamos trabajando con turistas extranjeros, de un grupo atareo de tercer edad. En Europa se camina mucho y acá ves personas de 70 años que suben el volcán como un cabro de 18. El turista chileno es distinto, hay un grupo importante que está saliendo a caminar, gente de nivel económico alto que aprecia la vida al aire libre y los deportes de montaña. Antiguamente nuestros padres nos llevaban de vacaciones y pasábamos un mes de guata al sol en la playa, regresábamos a casa y no habíamos caminado nada, con 30 kilos de sobrepeso, etc. Eso está cambiando y cada día más chilenos optan por vacacionar de manera mas saludable. Y para atraer cada día mas y mas jóvenes estamos implementando muy pronto un "EcoCamping", a un precio más accesible para los cabros que gustan de subir cerros, que gastan poco, pero se están iniciando en esto de la montaña.
- ¿De qué forma potencias Sollipulli ante el turista extranjero, considerando que volcanes y montañas hay en muchas otras partes?
- El turista viaja a conocer cosas diferentes, cosas que no tiene allí donde vive. Volcanes, bosques, montañas, no podemos ser ciegos, hay en todo el mundo y mas cerca de ellos que venir a Chile. Lo que hace la gran diferencia es la presencia del pueblo mapuche y su interpretación de la naturaleza, de la montaña, de los volcanes, su cosmovisión. Los volcanes, por si solos, valen nada. Agregando la cultura mapuche, allí está a mi juicio el potencial. ¿Por qué el volcán Llaima se llama "lágrimas de sangre"? allí hay un relato, una historia por contar al visitante y eso le da un plus a visitar nuestras montañas y no otras en Suiza o Nueva Zelanda, por ejemplo.

 


- Hace poco Sernatur estableció como prioridad potenciar el turismo cultural mapuche en la región. ¿Compartes esta visión?
- Totalmente. Me parece buenísimo esto de la imagen corporativa de la "ruka" mapuche, por ejemplo. Ahora, si hay un terreno fértil para que esto prospere, el tiempo lo dirá. Hay empresarios que mientras sea negocio y ganen plata, lo van a aceptar y pondrán hasta "grecas", "kultrunes" y un adornito porque la cuestión vende. Otro grupo es probable que se quede al margen, mirando la cancha para ver como va el partido y si se pone interesante capaz que se metan. Y hay quienes estamos convencidos que es clave complementar el turismo con lo mapuche, tanto porque puede llegar a ser un buen negocio como porque es necesario reconocer el legado, la cultura y toda la riqueza del pueblo mapuche.
- ¿Ustedes y cuántos más...?
- Diría que no son pocos los empresarios que están abiertos a valorizar lo cultural y que respetan mucho al pueblo mapuche, su cultura, su historia, su espiritualidad. Lamentablemente existen desconfianzas, prejuicios que son mutuos, que a ratos impiden dialogar y llegar a establecer nexos, alianzas que podrían ser beneficiosas para todos.
- ¿En Sollipulli han logrado flanquear estas desconfianzas?
- Yo tengo la mala suerte de estar a más de 30 kilómetros de la comunidad mapuche más cercana. Pero hemos intentado cosas en la gastronomía, por ejemplo. Y también hemos conversado con familias mapuches de esta comunidad que mencionaba para que podamos complementar actividades, tal vez que los turistas puedan pasar un día con ellos, pasar a almorzar con ellos, a conocer de su vida cotidiana, de su cultura, sus ceremonias, etc.
- ¿Qué responsabilidad crees le cabe al gobierno regional en poner valor lo mapuche como identidad turística?
- Muchísima. Al Estado le corresponde la misión de poner en valor a "Chile" y al gobierno regional la región. Y si hablamos de la Araucanía, hablamos de los mapuches. Esta región tiene que invertir fuerte en esto, invertir unos dos o tres millones de dólares en esto, en fortalecer una red turística, capacitar, fortalecer esta industria. Y eso es responsabilidad del gobierno regional, no de las autoridades de Santiago. Si ahora se habla de potenciar la "ruka" como icono turístico, bueno, se debe invertir en capacitar al respecto, en educar, en formar guías mapuches de turismo, que sean bilingues, trilingues.
- Los pehuenches bien podrían ser los "sherpas" de nuestra cordillera.
- Así es. Y podría ser incluso una alternativa laboral viable, que evitaría que esos jóvenes migren a la ciudad a trabajar en la construcción o de panaderos en Santiago. Un guia de montaña gana 500 mil pesos mensuales promedio, dependiendo de las ascensiones que realice al mes. Los jóvenes pehuenches serían unos excelentes guías de montaña o de cabalgatas. ¡Si nacen y aprenden a cabalgar desde chicos, son magníficos jinetes! A ellos no se requiere enseñarles lo cultural, ya lo tienen incorporado, lo traen desde la cuna y la enseñanza de sus padres y abuelos. Hasta podrían ser campeones de diversos deportes de montaña, incluso a nivel mundial, solo falta que se les den las oportunidades creo.
- Ustedes participaron como empresa en una reciente Feria Internacional Turística en Londres. ¿Qué tal la experiencia?
- Muy buena. Ya los ingleses saben que Chile no es un aji (risas). Chile se está conociendo cada vez más y lo que sorprendió a las autoridades chilenas fue el gran interés que hay en los europeos por los mapuches. Quienes íbamos de acá lo sospechábamos, pero fue una gran sorpresa para muchos. Interés por la cultura, la lengua, sus ritos, tradiciones, etc. A veces los extranjeros valoran más lo que los temuquenses tenemos acá mismo, frente a nuestros ojos y no lo queremos ver. Pero eso está cambiando y nuestra empresa quiere ser un aporte a este cambio.