Francisco nació en 1977 en Valdivia. Es titulado en Pintura por la Universidad de Chile con distinción máxima y tiene estudios en Cine Documental. Destacado artista visual, se desempeña como académico en Video Experimental y a expuesto sus trabajos tanto en Chile como en Europa. Muchos no creen que sea mapuche. Lo cuenta en la siguiente entrevista.

SANTIAGO DE CHILE.- Cuando comienzas una charla con Francisco nunca sabes cuándo, dónde o de qué vas a terminar hablando. Francisco Huichaqueo Pérez nació en 1977 en Valdivia. Es titulado en Pintura por la Universidad de Chile con distinción máxima. Se desempeña como académico en Video experimental, Animación digital y Dibujo y Color en la Universidad de Chile y en el Instituto Arcos. Artista visual, videoartista, trabaja con el concepto de la pintura soportadas en los géneros del video y la animación. Ha curado tres muestras de video arte, animación y cine experimental. Adicionalmente ha participado como jurado en diversos festivales y su obra ha sido expuesta tanto en Chile como en Europa.

- Cuéntanos ¿quién es Francisco Huichaqueo?
- Soy de Valdivia, Crecí en la periferia de la ciudad, en un lugar campestre, era el único barrio o población que había en ese momento. Hoy en día esta más poblado, pero mi niñez fue en lugar bien rural, había bastante pampas y algunas casitas, ahí viví hasta los 19 años.


FRANCISCO HUICHAQUEO


Perfil

Francisco Huichaqueo (1977 ,Valdivia, Chile) es titulado en Pintura por la Universidad
de Chile con distinción máxima, además tiene estudios en Cine Documental de la Escuela de Cine de Chile. Se desempeña como académico en Video experimental, Animación digital y Dibujo y Color en la Universidad de Chile y en el Instituto Arcos.

Ha curado tres muestras de video arte, animación y cine experimental, Videos de Plástico, Instancias del Arte en Video y Lenguamadre presentadas en el Museo de Artes Visuales en 2007, 2008 y 2009 respectivamente.

Adicionalmente ha participado como jurado en los certámenes: XI Festival de Vídeo del Bosque y en el Festival de Cine de
Concepción. Su trabajo ha sido materia de análisis en diversas instancias incluyendo
el 5º Festival Internacional de Animación FLIP 2009 de Valparaíso y Hora 25 de TVN y Via X. Además de esto recibe frecuentes invitaciones a hablar del proceso de su
trabajo en centros culturales y espacios de exhibición europeos en el contexto del tour exhibición Warriache financiado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile.

 

 

- ¿Cuándo y cómo fue tu primer acercamiento al arte?
- Me vine a Santiago en 1997 a estudiar Arte en la Universidad de Chile, fue algo muy especial y un poco de odisea. Yo fui ayudante de un artista chileno que conocí en el sur, luego el murió en el 99', de cáncer, pero fue la conexión para que yo viniera a estudiar Arte en la Chile. Hice ese año y pasé a la carrera de Artes Visuales. En el 2001 di mi examen de grado para el titulo de pintor, en el que saqué la máxima distinción en la Chile. Hoy en día dicto una cátedra en esta escuela, trabajo en una unidad de multimedia artística que creamos con algunos compañeros para Artes Visuales, así que enseño sobre imágenes en movimiento.
- ¿Eso es cine animación?

- Se podría decir que sí, igual es más amplio el tema. Yo estudié pintura y mi tesis tenía que ver con el desplazamiento de la pintura, soporte y animación, la imagen en movimiento. Lo que yo desarrollé como investigación todos estos años, es animación digital 2D, cuadro a cuadro, esa investigación tenía que ver con el desplazamiento de la pintura al soporte de animación.
- ¿Cómo se llamó tu primera película?

- La primera película que hice se llamó "Che Unüm, Gente Pájaro". Tuvo que ver con un tema autobiográfico que decantó naturalmente con el tema indígena. Y tomé como detonante la autobiografía y también las personas que tienen que salir de los pueblos a trabajar o estudiar a las grandes ciudades, como es el caso de lo Warriache que son los mapuche y no mapuches que migran a las ciudades. Creo que son experiencias audiovisuales. Mucha gente dice que es cine experimental o cine arte o video indígena, puede ser.
La segunda obra que hice fue "Antilef, la caída del sol" y las últimas "Mencer, el espíritu de la tristeza" y "Kalül Trawün, reunión del cuerpo". Antilef, por ejemplo, la grabé en el sur de Chile entre Valdivia, Coñaripe y La Unión. En esa película sale la performista artista visual Elizabeth Neira, Víctor Mayorga y el poeta David Aniñir que tiene un papel importante con su poema “El Padre nuestro”, que lo susurra ante mi cámara.
- ¿Cómo caen tus obras en los festivales o en el mundo académico?

- Siempre les he roto la cabeza a esta gente, como a los jurados, que no entienden qué estoy haciendo y eso es ¡muy bueno!. Me parece bien que no se explique todo, ¿te imaginas a Van Gogh explicando su pintura?, ¡no!, el tipo está muerto, la pintura se comunica sola con las personas.
Me han pasado varias cosas muy extrañas. Cuando participé en la Trienal de Chile hice un video instalación en el Museo de Artes Audiovisuales y coloqué Antilef. En una proyección en el Museo Arqueológico, en una nube blanca, puse un portal de humo, como la neblina del sur de Chile. Quise hacer una alegoría al patio de mi casa, que era largo, y con neblina en el invierno, mientras que en el fondo de la galería se estaba proyectando la película. Mucha gente, sobre a todo los colegas artistas, les pregunté si les gustaba y me dijeron que sí y me felicitaron.
Y les pregunté "¿esta es una película indígena?" Y me dijeron que no, ¡así no son las películas indígenas! Después fui a Temukuikui, Traiguen y Temuco. Le mostré la película a los hermanos mapuches y les pregunté; ¿Esto es arte mapuche? Y me respondieron: ¡Sí, es arte mapuche! Se sentían identificados con la oscuridad que tienen que pasar, el dolor, la resistencia de su cuerpo, entonces me encontré que hay un prejuicio y un folklorismo impuesto en la sociedad chilena, sobre todo en los artistas, lo que me pareció triste y me causó un poco de dolor.
Hay gente que me pregunta “¿Pero tú eres mapuche?” Yo les digo; “¿Por qué?” Y me dicen; “porque no pareces”. Entonces debemos parecernos a un estereotipo y ahí sale la parte básica del poder dominante o del hombre blanco. La cosa es que muchos no me reconocen como mapuche. Ahora tengo un público que está dividido que sí, que no y ¡es muy divertido!
- ¿Y tu cómo te sientes? ¿Un artista mapuche?

- Cuando yo llegué a Santiago, lo hice negando mi procedencia. Porque estuve en un lugar donde se negaba la identidad, no estaba en Temuco, estaba en Valdivia, un lugar especialmente clasista, hubo una colonización del poder blanco muy fuerte allí. Yo recuerdo que cuando chico los compañeros mapuches respondíamos la lista de la profesora en voz baja o no hablábamos porque estábamos avergonzados. Eso causó una especie de cáncer o una herida que no te duele tanto pero está siempre ahí y te acuerdas todos los días que tú te llamas de una manera distinta. Hasta que un día llegas a la adolescencia y quieres hasta taparlo porque a nadie le interesa.
- Racismo y discriminación.
- Sobre todo en esta sociedad, en esa época en los 80 y 90´ era una cuestión fuerte y sí, había vergüenza. Yo lle-gué a Santiago huyendo un poco de eso, porque sentía que no había cabida para mí en ese pueblo y porque quería estudiar en una universidad donde se junten clases sociales y esa oportunidad se dio en la Universidad de Chile. Cuando llegue acá no hablaba del tema indígena, eso comen-zó recién cuando yo salí de la universidad. Tuve algunas acciones con artistas indígenas, muy ocultas, no le decía nadie y me fui encontrando y de a poquito fui reconociendo mi raíz, mi identidad mapuche. Ha sido un largo proceso de introspección y reencuentro y no solo con mi persona, sino con muchos de mis pares. La dedicación al tema que tengo ahora no la tenía antes.
- Hoy es tu manera de dialogar con el mundo.

Así es. Y ha sido un proceso muy lindo pero a su vez muy doloroso, porque empiezas a tener una verdadera conciencia de todo el genocidio y el abuso que ha habido todo este tiempo contra nuestro pueblo. Una parte de mi cuerpo me duele y la otra parte me dice que tengo que hacer cosas, hacer lo que sé hacer, en este caso mis películas. Hoy uso códigos occidentales para transmitir mi trabajo, hablo de tiempo cinematográfico solamente para darme a entender. Si supiera hablar mapudungun creo que lo expresaría mucho mejor. Hoy unos pelean en el frente, otros en la cárcel, otros en huelga de hambre, otros son políticos y yo hago política a través de la poesía visual. No sé si podría hacer otra cosa.